domingo, julio 14, 2024
No menu items!
spot_img
InicioCOLUMNISTASSigifredo Turga ÁvilaCristianismo y economía solidaria

Cristianismo y economía solidaria

Sigifredo Turga

Grandes mensajes que nos entregó el Señor Jesús han sido bastión orientador de humanos connotados, como son los papas León XIII, Juán XXIII, o los colombianos Monseñor Raul Zambrano Camader, Monseñor Gerardo Valencia Cano, Isaías Duarte Cancino, que por sus hechos cumplidos invitaron para siempre a reflexionar sobre la conveniencia y necesidad de cumplirlos con rigor. y orden.

Otro gran católico que intentó llevar y practicar el mensaje de Cristo fue el sacerdote Camilo Torres Restrepo, quien dejó una enorme y amorosa huella de amor por su prójimo, pero le desesperó tanto la realidad de sus congéneres que vivían en condiciones muy precarias y pienso que ello lo llevó, ya como guerrillero, a caer tristemente abatido por las balas de gentes que en ese momento lo admiraban, precisamente por haber venido explicando con tanta claridad y convicción la palabra de Jesús.

Las recomendaciones de Jesucristo ojalá las apliquemos todos, gobernantes, empresarios e igualmente cada uno de nosotros, particularmente desde la visión y manejo que se le dé a la economía personal, familiar, local, municipal, regional y nacional.

La crisis en la economía mundial y personal sí se puede resolver al aplicar esas sabias guías que nos entregó Jesucristo. Repasemos algunas:

“Amaos los unos a los otros como yo os he amado”. “No quieras para los demás lo que no quieras para ti, ama a tu prójimo como a ti mismo”. “Hay más dicha en dar que en recibir”. “El amor es la puerta que nos conduce del egoísmo al servicio”. “¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo?”.

“El que quiera llegar a ser grande entre ustedes, será su servidor”. “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia”. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”. “Cuando des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará”.

“Por sus frutos los conoceréis”. “Porque de la abundancia del corazón habla la boca”. “Muchos que son primeros serán últimos; y los últimos, primeros”. “¡Ama a tu enemigo! ¡Hazle el bien! Entonces tu recompensa será grande”. “No se puede servir a Dios y al Dinero”. “ Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”.

¿De qué le aprovechará al hombre si gana el mundo entero y sufre la pérdida de su alma?”. “ La lámpara del cuerpo es el ojo. Así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz”. “Si dos personas hacen la paz entre sí en esta misma casa, dirán a la montaña: ¡Desaparece de aquí! Y ésta desaparecerá”.

“Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera”. “No se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas”. “Pues no hay nada escondido que no será revelado, y no hay nada oculto que quedará sin ser descubierto”. “No juzguéis a los demás si no queréis ser juzgados. Porque con el mismo juicio que juzgareis habéis de ser juzgados, y con la misma medida que midiereis, seréis medidos vosotros”.

La única manera de organizarse y que facilita la aplicación del pensamiento de Jesús en economía y que va dando exitosamente con el resultado esperado sin discriminar a nadie, es la organización empresarial cooperativa o de economía solidaria.

De las otras prácticas económicas, la realidad indica que nunca será posible cumplir con los físicos derechos para todos y que nos de posibilidad de supervivencia física digna. Tampoco esas prácticas contribuyen para tener la posibilidad de que la vida para todos, sea posible con alegría y amor vital, al gozar del pleno derecho al libre albedrio. En las condiciones actuales eso es y será puede siempre, solo para una minoría privilegiada.

Desaparece entonces la posibilidad de un mundo tranquilo y en paz. El egoísmo domina y gobierna nuestro subconsciente y es un limitante muy fuerte para practicar economía solidaria.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan