jueves, julio 18, 2024
No menu items!
spot_img
InicioESPECIALESDetalles poco conocidos de la “Zamba Alfonsina y el Mar"

Detalles poco conocidos de la “Zamba Alfonsina y el Mar”

Este título evoca la fugacidad de la vida, representada por las huellas que desaparecen en la arena, reflejando la transitoriedad de la existencia y la partida de Alfonsina Storni. La metáfora del sendero de pena y silencio hacia el mar simboliza el camino solitario y lleno de dolor que la poetisa recorrió antes de su trágico final.

Alfonsina Storni. Foto La Capital mdp.

Redactado por Paloma Muñoz. Directora del Diario El Nuevo Liberal

Por la blanda arena
Que lame el mar
Su pequeña huella
No vuelve más
Un sendero solo
De pena y silencio llegó
Hasta el agua
Profunda
Y un sendero solo de penas mudas llegó
Hasta la espuma…

La canción, como una oda a la poetisa argentina Alfonsina Storni, no es solo una melancólica reverencia a su trágica muerte, sino un reflejo profundo de su compleja vida y su lucha con la enfermedad y la depresión. Storni, envuelta en una constante batalla con su salud, canalizó su dolor en versos que resonaron en los corazones de muchos.

El diagnóstico de cáncer marcó un punto crítico en su existencia, llevándola a tomar una decisión que conmocionaría al mundo literario. Su partida, más que una tragedia, fue un acto de resistencia contra el sufrimiento que la consumía. Aunque su partida dejó un vacío irreparable en la comunidad artística, su legado sigue vivo en cada verso que escribió.

El 18 de octubre de 1938, el joven Alejandro Storni, de 26 años, acompañó a su madre, la poeta Alfonsina Storni, de 46 años, en un viaje en tren hacia Mar del Plata. La escritora, afectada por una enfermedad terminal, abrazó y besó a su hijo antes de partir, y el joven intuyó que aquel gesto podría ser el último. A través de la ventana del tren, sus miradas se mantuvieron amorosas hasta que la distancia las separó.

Alfonsina había sido diagnosticada con un cáncer de mamas avanzado en 1935. A pesar de una cirugía y un tratamiento intensivo, la enfermedad continuó su curso.

Al llegar a Mar del Plata, ciudad que amaba profundamente, se hospedaron en su hotel habitual, donde recibieron una cálida bienvenida. El personal del hotel brindó especial atención a Alfonsina, incluso ayudándola a terminar algunas cartas, ya que su dolor de pecho y brazo le impedía sostener un lápiz. Aunque un médico fue llamado y le recetó analgésicos, todos sabían que la situación era terminal.

Este viaje era parte de un plan meticulosamente diseñado por Alfonsina, quien había saldado sus deudas y transferido los derechos de sus obras a su hijo. Pasó mucho tiempo en su habitación escribiendo cartas y un poema titulado “Me voy a dormir”, el cual envió al diario La Nación.

En la madrugada del 25 de octubre de 1938, Alfonsina abandonó el hotel sin equipaje. Aunque los empleados creyeron que su dolor había disminuido y que salía a disfrutar de la noche, la poeta se dirigió hacia el mar.

La trágica historia de Alfonsina Storni inspiró al destacado escritor argentino Félix Luna, quien recreó los últimos momentos de su vida en la melancólica canción “Zamba, Alfonsina y el Mar”. Luna utilizó licencia poética para embellecer la verdad, presentando a Alfonsina caminando tranquilamente hacia el mar, aunque en realidad su muerte fue más abrupta y violenta.

Después de su trágica partida, el último poema de Alfonsina, titulado “Me voy a dormir”, fue publicado en La Nación al día siguiente de su fallecimiento, considerado su carta de despedida.

Años más tarde, en 1969, esta historia fue inmortalizada en la famosa canción folklórica “Zamba, Alfonsina y el Mar”, compuesta por Ariel Ramírez con letra de Félix Luna. Interpretada por la talentosa Mercedes Sosa, la canción forma parte de un disco conceptual titulado “Mujeres Argentinas”, que rinde homenaje a las mujeres destacadas de la historia argentina.

La conmovedora melodía de “Zamba, Alfonsina y el Mar” captura la esencia de la poetisa y su conexión con el mar, un tema recurrente en su obra. La canción, continúa siendo apreciada y reinterpretada en todo el mundo hasta el día de hoy.

Pintura. Fuente Dispoética

Foto La Nación.

Alfonsina Storni -poetisa y Mercedes Sosa- cantora. Fuente El Escenario de los Clásicos.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan