jueves, julio 18, 2024
No menu items!
spot_img
InicioCOLUMNISTASDonaldo MendozaEmilio o la educación - II

Emilio o la educación – II

Por Donaldo Mendoza

Continuamos con la reseña de la que es considerada una de las obras más representativas del pensamiento de Jean Jacques Rousseau, «Emilio o la educación». Como quedó dicho en la primera entrega, Rousseau quiso establecer los principios de una “educación natural”, y al parecer lo logró. Lo evidencian sus aportes a las bases fundamentales de la ‘Escuela Nueva’ en Colombia, década del 60 (s. xx); y, más reciente, la pedagogía para oprimidos del pedagogo y educador brasileño Paulo Freire.

Sigamos con su propuesta de «educación natural». Cuarto y último momento: desde los quince hasta los veinte años. Relevante en este periodo es la aparición de la educación moral y religiosa. Justo cuando el tutor se asegura de que el joven discípulo ha alcanzado un grado aceptable de “conocimiento de sí mismo”, que lo pone en la situación de una relación responsable con sus semejantes. Y subraya el tutor que “las ideas religiosas no le deben ser dadas a conocer antes de los dieciocho años”; y esas ideas “deben ser pocas y sencillas”.

Esa sugerencia de Rousseau es rasgo autobiográfico de su condición de hijo huérfano, pocos días después de nacer (Emilio también lo es). Quedó a cargo de un desdichado padre que desfogaba su frustración en los dos hijos, Jean Jacques era el segundo. No eran propiamente piadosos los sentimientos paternos. Esa temprana y traumática experiencia, la forma en que lo crio su padre, la pone como queja en «Emilio»: “La ambición, codicia, tiranía y previsión errada de los padres, su incuria e insensibilidad brutal son cien veces más dañinas para los hijos que la ternura irreflexiva de las madres”.

En materia religiosa Rousseau nos deja en «Emilio» la experiencia propia de haber sido en su juventud calvinista y católico, sin hallar en ninguna de las Iglesias la realización de lo que él mismo planteará como sus principios: «verdad, libertad y virtud». No obstante su escepticismo en materia religiosa, pensando en su discípulo, el Rousseau-tutor, consciente de los límites de la razón, acepta que “la religión tiene un lugar en el corazón de los hombres”. Al tiempo que critica a la Iglesia institucionalizada, “especialmente su culto a los milagros y su apoyo a la superstición”.

La última parte de la obra es dedicada a estudiar la educación femenina, y aparece el otro personaje-símbolo, Sofía, que ha de ser la compañera de Emilio. Rousseau no se aparta del imaginario socio-cultural de su época, con respecto a la mujer: “Sofía será educada exclusivamente para ser esposa y madre”. Y como su metodología es ‘natural’, hace esta salvedad: «La mujer está más maltratada por la religión que por la naturaleza». Ya al final, el joven Emilio nos comunica que será padre, y que va a encargarse personalmente de la preparación de su hijo. Parecida suerte sería la mía, ahora que mi hija Natalia nos bendice con un nieto, y un nombre: Emilio Piras M.

Termino esta segunda entrega con frases que Jean Jacques Rousseau hizo célebres.

  • Un buen padre vale por cien maestros.
  • El hombre ha nacido libre y por doquiera se encuentra sujeto con cadenas.
  • La infancia es el sueño de la razón.
  • Lo más difícil de contar no es aquello que es criminal, sino lo que nos hace sentir ridículos y avergonzados.
  • Muy pocos de nosotros llevamos vidas que soportarían sin mengua un escrutinio minucioso.
  • Es más fácil curar la incredulidad que la superstición.
  • La razón preserva de la intolerancia y el fanatismo.
  • Prefiero ser un hombre de paradojas antes que un hombre de prejuicios.
  • Para conocer a los hombres hay que verlos actuar.
  • La primera y más respetable de las artes es la agricultura.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan