jueves, julio 18, 2024
No menu items!
spot_img

Factor Comunitario (2)

Por Sigifredo Turga

Explicábamos en nuestro artículo del día primero de junio en EL NLIBERAL la inmensa importancia de tener en cuenta el Factor C (factor comunitario) junto con el Factor N (factor naturaleza) al buscar optimizar verdaderamente la prestación de los servicios públicos y lamentamos que hoy continúa no siendo tenido allí en cuenta como actor de la gestión administrativa y empresarial.

Sabemos que más allá del resorte que le corresponde a toda empresa de servicios públicos existentes en Colombia y más allá de la capacidad del gobernante en su accionar, incluso usando su capacidad coercitiva; el FACTOR C es el único que con su dinámica superará comportamientos y formas de actuar humanas que actualmente detienen avances necesarios para optimizar los resultados en los servicios públicos.

La dinámica en la prestación de los servicios públicos, incluyendo en la empresa del servicio el FACTOR C, necesariamente surgen nuevos proyectos de tipo productivo y de servicios, generando importantes cambios positivos en lo que se denomina el sector real.

La participación del FACTOR C al que nos hemos estado refiriendo beneficiará sustancialmente ríos, aguas superficiales, humedales, lagunas y los suelos que sufren contaminación por la pésima acción humana. Ello, debido debido a los nuevos procesos que aparecen con el FACTOR C en ejercicio, puesto que se facilitará la aplicación masiva de biotecnologías pertinentes, principalmente con el aprovechamiento de los residuos sólidos orgánicos, propiedad de todos los hogares.

Insistimos, los residuos sólidos aprovechados de mejor forma a como actualmente se hace, mediante la acción del FACTOR C, se puede hacer mucha recuperación de las aguas recuperar las aguas, incluidas las aguas servidas.

Claro está que se requiere abrir un masivo servicio educativo para la población, con el que se eduque a niños, amas de casa y en un conjunto de tecnologías aplicables de manera sencilla en el propio hogar, en la cuadra o manzana o barrio.

Lo que nos trajo a identificar las debilidades que se encuentran sobre cuáles son los obstáculo que existen para que no opere con eficiencia los servicios de aseo o energía, nos llevó a entender que, mientras esté marginado el usuario, en los procesos de decisión, administración y control del servicio, a sabiendas de que es dueño del residuo y quien paga el sostenimiento de la empresa, no será posible la solución pertinente en dicho servicio. Algo similar ocurre con el servicio de energía.

Esto que nos quedó suficientemente claro y nos puso a reflexionar aquel concepto darwuiniano de que el más fuerte se devora al más débil y la tradición empresarial ha puestro a primar que al estructurar una empresa debe aplicarse ese principio darwuiniano, que para garantizar la existencia de dicha empresa necesitamos aplicarlo, es necesario hablar de ser competitivos fortaleciéndonos siendo los más fuertes capaces de eliminar a quienes nos compiten en los negocios. De este tema hablaremos próximamente, lo que nos llevará a explicar la necesidad de administrar aplicando inmunología empresarial.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan