domingo, julio 14, 2024
No menu items!
spot_img
InicioMI CIUDADFieles alrededor del Santo Ecce Homo

Fieles alrededor del Santo Ecce Homo

Por: Jesús Alberto Aguilar Guerrero.

Con fervorosa pasión a Cristo Jesús, los fieles católicos que habitan la capital del departamento de Cauca, se congregan alrededor de la fe que los inunda, celebrando cada año las festividades del Santo Ecce Homo; en la que el mundo católico rinde su devoción y religiosidad al considerarlo como patrono de Popayán, el cual en solemne procesión el pasado veinte de abril, fue bajado de su trono, ubicado en la iglesia de Belén, por un grupo multitudinario de mujeres que lo transportaron hacia el templo de San Francisco, para que de la misma manera el miércoles primero de mayo, una nutrida procesión de hombres engrosen una procesión para que lo suban a su lugar de origen, al tiempo de celebrar el día internacional del trabajo. “Ecce Homo”, es una expresión en latín que traduce: `He aquí el hombre`, y corresponde a una frase de Poncio Pilatos cuando ante el pueblo judío, conformado por una multitud hostil, presento en el juicio a Jesucristo con las manos atadas, de pies, y con una corona de espinas, momentos antes de ser condenado a muerte.

Nuestras investigaciones apuntan que esta festividad en honor al Santo Ecce Homo o también conocida como Fiesta Patronal de Popayán, es una celebración de carácter devocional y cultural acaecida en la capital del departamento de Cauca y entorno a la conmemoración del que es considerado como el Patrono de la Ciudad. Junto a ti al caer la tarde y cansados de nuestra labor, te ofrecemos con todos los hombres el trabajo, el descanso, el amor. Con la noche la sombra nos cerca, y regresa la alondra al hogar. Nuestro hogar con tus manos, oh Padre, y tu amor nuestro nido será, cuando al fin nos recoja tu mano para hacernos gozar de tu paz. Esta celebración es considerada como el segundo evento religioso mas grande de la urbe, solo por detrás de la Semana Santa, llegando a reunir a cientos de miles de personas de toda región y el país que demuestran su fervor a Cristo, congregándose alrededor del Centro Histórico de Popayán. La imagen fue tallada en la ultima parte del siglo XVII, considerada como obra anónima perteneciente a una escuela quiteña, en específico se cree que por sus características es relacionada con el circulo del maestro José Olmos también conocido con el mote de “Pampite”. Se afirma que la imagen fue comprada por un rico comerciante y artesano liberto llamado don Juan Antonio de Velasco en la villa de San Juan de los Pastos aun sin encarnar y con una vaga policromía tosca sin terminar, llegando a la ciudad de Asunción de Popayán en el año de 1680 y siendo los hábiles maestros de la escuela payanesa quienes fueron los que la concluyeron; iniciándose una veneración privada durante treinta años en el oratorio personal de la casona del matrimonio Velasco, conociéndose como (la cuna del Santo Ecce Homo).

Trascurrido el tiempo don Juan Antonio y su esposa doña Gerónima de Velasco, acordaron prestar la imagen a la catedral, para que presidiera una procesión de Semana Santa, para luego cederla definitivamente en el año de 1717, dando inicio a la tradición del domingo de ramos solo para procesionarlo el lunes santo y devolverlo a su lugar permanente en el Santuario de Belén (construido por los Velasco entre 1681 y 1689); naciendo desde esa época la Cofradía del Santo Ecce Homo, que lo custodia siempre. Y solo en el siglo XX, después de una acumulada devoción hacia el patrono de Popayán, a sabiendas que se había incrementado la feligresía, que ya lo consideraba como al Cristo milagroso y protector, llamándolo comúnmente EL AMITO DE POPAYAN. También se conoce que hasta ese entonces solo la imagen tenia el permiso arzobispal para procesionar en la denominada Procesión del Clero, realizada el Lunes Santo, pero debido a la inestabilidad causada por las guerras civiles de fines del siglo XIX, desastres naturales y la inmigración de familias pudientes hacia el Ecuador, la procesión termino por desaparecer definitivamente en el año de 1906. Por lo que la restricción episcopal se abolió y el Ecce Homo, pudo salir los días martes, miércoles y jueves, aunque para ese momento la otrora Cofradía del Amo termino disolviéndose y derivando en una entidad sucesora conocida como Junta Pro Culto al Santo Ecce Homo. En Popayán desde los años 40, siendo una ciudad conservadora y muy religiosa, un cierto día del año 1938, un grupo de amigos em 1945, toman la determinación de festejar una solemnidad dedicada a esta imagen, que para ese entonces era una advocación especialmente querida y venerada por los popayanejos, realizándose la procesión que subía por los quingos de Belén. Amigos lectores Oremos con devoción por la pacificación de Colombia y el mundo.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan