miércoles, julio 17, 2024
No menu items!
spot_img

Filosofía de los Afectos

Por: Javier Orlando Muñoz Bastidas.

Para Omar Ardila.

Lo importante es comprender que todo lo que existe es una posibilidad de creación. El problema es que el proceso de creación mediante el cual la existencia se hace posible, escapa a la consciencia de la mayoría de los individuos. Se debe, entonces, hacer posible una apertura de la consciencia de sí, desde la que se afirma ese proceso.

La filosofía del porvenir tiene el arduo ejercicio de asumir a la “consciencia de sí”, como un estado de afirmación existencial que va más allá de la dualidad: cuerpo y psique. De lo que se trata es de una transformación integral de la concepción y experiencia del cuerpo/psique, para poder crear una nueva concepción del devenir existencial del individuo. En la consciencia de sí no hay cuerpo/psique, sino una existencia que se afirma a sí misma.

La consciencia la podemos definir como la irrupción transgresora de lo nuevo. No se asume una consciencia de algo que ya existe, sino que se “crea” la conciencia que se asume.

Es lo que plantea Benjamin en sus estudios sobre el lenguaje: la palabra crea el mundo que nombra. No existe un mundo antes del lenguaje, sino que el mundo emerge cuando la palabra lo puede nombrar. El nombre y el objeto coinciden cuando se emite la palabra. De igual modo, la consciencia de sí no está antes, sino que se expresa y se hace posible cuando se la “crea”. El individuo no es el que es, sino el que será, en tanto que tenga la capacidad de crearse a sí mismo.

Algo muy parecido afirma Platón en su mito de Theuth y Thamus: el Dios egipcio Theuth le otorga a los seres humanos las “letras” (gramma) como un “Don”, para que mediante ellas puedan “rememorar” lo Ideal. Si lo interpretamos en profundidad, la palabra tiene la capacidad de transgredir lo determinado, para “lanzarse” hacia lo indeterminado o, lo que es lo mismo, hacia aquello que es innombrable.

Una filosofía de la consciencia consiste en crear nuevas formas de sentido y significación. Todo lo que existe es una creación de sentido. La existencia se expresa infinitamente en infinitos modos de sentidos.

Pero, ¿la consciencia de sí podrá hacer posible la emergencia de la singularidad? ¿qué es la singularidad? Es la creación de una consciencia única, diferente e irrepetible. Es la creación de una consciencia absoluta y autosuficiente, en la que no sólo hay una creación de sí sino también de lo existente. Spinoza afirmó que hay una consciencia de la inmortalidad del alma, pero no en términos de una “duración”, sino de una afirmación de la potencia infinita de “comprensión” que tiene y puede llegar a tener el alma. “Singularidad” es cuando el individuo asume su potencia de consciencia infinita.

¿Se deben crear, también, los estímulos adecuados para una afirmación de sí del individuo? Creación de sí y creación del otro, en un proceso continuo de mutua afección.

¿Íncipit Superhombre?

¡Gracias!

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan