viernes, julio 19, 2024
No menu items!
spot_img
InicioOPINIÓNPALOMA MUÑOZLa entrega digna de los desaparecidos

La entrega digna de los desaparecidos

En Colombia, del 26 al 31 de mayo, se conmemoró la Semana del Desaparecido, un evento cargado de dolor y esperanza, especialmente en regiones como el Cauca, donde la violencia ha dejado una profunda herida con más de 2,300 personas desaparecidas. Esta semana no solo fue un recordatorio de las víctimas, sino también una oportunidad para reflexionar sobre los desafíos y las labores de la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD).

El trabajo de la UBPD, como explicó su director, Óscar Montero, en la entrevista que le hizo el periódico El Nuevo Liberal, es un proceso riguroso y profundamente humanitario. Desde el momento en que una persona reporta la desaparición de un ser querido, comienza una serie de pasos que culminan en la “entrega digna” de los restos recuperados. Este proceso incluye la verificación genética y la colaboración con Medicina Legal para confirmar la identidad de los cuerpos encontrados. Sin embargo, el acto de entrega va más allá de lo técnico; se realiza de manera culturalmente adecuada, respetando las tradiciones y rituales de las comunidades indígenas, campesinas, y urbanas.

Y en la entrevista algo que me conmovió fue saber que, la entrega digna no es solo un procedimiento, sino un acto simbólico y necesario para la sanación de las familias afectadas. Permite que los familiares den sepultura a sus seres queridos según sus creencias, cerrando un ciclo de incertidumbre y dolor. Esta práctica no solo busca la justicia y la verdad, sino también la dignificación de las víctimas y el alivio emocional de las familias.

En el contexto del Cauca, la búsqueda de desaparecidos se enfrenta a retos significativos, pero dolorosos. La región sigue siendo escenario de violencia, lo que complica las labores de búsqueda y recuperación. No obstante, la UBPD, junto con otras entidades como el Ministerio de Salud y la Unidad para las Víctimas, proporciona un apoyo integral que incluye acompañamiento psicosocial y garantías del derecho a la verdad. Este esfuerzo colaborativo es esencial para la reparación y reconciliación en una sociedad marcada por el conflicto.

La conmemoración de la Semana del Desaparecido resaltó la importancia de la memoria histórica y la justicia. En la entrevista con El Nuevo Liberal, Montero subrayó la necesidad de un enfoque humanitario en estas labores, enfatizando que cada paso del proceso busca honrar la memoria de los desaparecidos y aliviar el sufrimiento de sus familias.

A pesar de estos esfuerzos, persisten desafíos críticos. La violencia vigente en el Cauca y otras regiones de Colombia refleja una realidad que aún necesita ser confrontada con políticas efectivas y compromiso social. La búsqueda de desaparecidos no solo es un deber humanitario, sino también una obligación moral del Estado y la sociedad.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículo anterior
Artículo siguiente
ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan