viernes, julio 19, 2024
No menu items!
spot_img
InicioCOLUMNISTASHemberth Javith Paz GómezLa inseguridad: entre la delación y la complicidad

La inseguridad: entre la delación y la complicidad

Por Hemberth Javith Paz Gómez

Los estados de inseguridad, se alimentan de la conformidad y la complicidad al no apoyar a las autoridades en su lucha contra el delito… Denunciar o develar las acciones de los antisociales y sus guaridas con sus “ollas” y caletas, sitios de conocimiento público, es contribuir al delito y apoyar la inseguridad. Esta actitud es negativa, de alcahuetería y complicidad, con los delincuentes y reducidores.

Unidades de la Policía Judicial, el Cuerpo Técnico de Investigación y el Gaula en sus componentes policial y militar, darían mayores resultados contra el crimen y los delitos contra el patrimonio económico de las personas, si la ciudadanía colaborara con información, pero calla haciéndose cómplices y auxiliadores de delincuentes.

Mientras no haya delación ni información, es bastante difícil para los investigadores llegar hasta donde se esconden los antisociales y deben hacer, ingentes esfuerzos, incluso a riesgo de sus propias vidas e integridad personal, para dar con los autores de secuestro, extorsión, hurto y homicidios, entre otros delitos.

En el caso de la corrupción, cáncer que carcome los recursos públicos juegan políticos, gobernantes regionales y locales, sus amigos y recomendados en la burocracia… Nadie dice nada, ni los veedores y obvio, guardan silencio porque ante todo está la “coima”… Algunos corruptos, cogidos en sus fechorías, hacen tratos con la fiscalía y delatan a sus jefes o compinches.

En esas circunstancias mientras no haya apoyo ciudadano en la lucha contra el delito, la inseguridad seguirá creciendo, igual que la corrupción y no podremos disfrutar de los bienes alcanzados honesta y lícitamente por la gente honrada y trabajadora ni de los impuestos de los contribuyentes, fruto también del trabajo y perdurará el delito.

Mientras la ciudadanía no delate, ni denuncie y no informe en cumplimiento de su deber de ayudar a las autoridades, ninguna ciudad tendrá seguridad, ni tranquilidad y menos paz para el trabajo y el bienestar.

POSTRE DE NOTAS: nación y ciudad.

La solidaridad es lo que en el Catecismo Astete aprendimos como caridad…Hace parte de las “Obras de Misericordia” ejercicio de los actos humanos en ayuda al prójimo, esto es, a personas en necesidad… son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales… Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras espirituales de misericordia, como también lo son perdonar y sufrir con paciencia…Es solidarizarse con quienes sufren alguna calamidad como secuestro, desaparición forzada o la pérdida de la casa por incendio o cualquiera otra…Eso es ayudar a levantar al caído.

Y hablamos de la solidaridad porque la Universidad del Cauca, considerando que “la solidaridad es un principio para la paz”, se declara solidaria con las familias que claman ante el presidente Gustavo Petro su intervención ante las FARC para que les respeten la vida y dejen en libertad a Bethy Amanda Mage Imbachi, Gerson René Rivera Martínez y María Jenny Ruiz funcionarios del CTI de la Fiscalía retenidos, (no secuestrados) según Petro, por la columna “Dagoberto Ramos” el 19 de abril en Santander de Quilichao por estar “en jurisdicción política y militar de las FARC… Este lunes marchó con ASONAL judicial, clamando a las FARC, libertad para los retenidos…Considera la Universidad del Cauca que hay afectación directa a familiares de esta casa de estudio, de ahí la solidaridad con ellos.

“Yo cuido mi moto, no doy papaya” es la campaña de llamado a la responsabilidad y la pertenencia del alcalde Juan Carlos Muñoz Bravo y el Comandante de la Policía Metropolitana de Popayán Coronel Jhon Fredy Zambrano a los propietarios de motos…para que no dejen la moto tirada en la calle, en el andén o antejardín de la casa…La campaña “Yo cuido mi moto” tiene por objeto pedirle a los motociclistas, no dejar abandonadas las motos ni dar papaya para que no se las roben…Señores motociclistas es mucho mejor pagar $2.000 de parqueadero y no $500 mil o un millón por el rescate de la moto….Quieran y protejan lo que les ha costado y sirve.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan