miércoles, julio 17, 2024
No menu items!
spot_img
InicioOPINIÓNPALOMA MUÑOZ"La procesión va por dentro"

“La procesión va por dentro”

La expresión “la procesión va por dentro” ha cobrado relevancia durante la época de Semana Santa, especialmente en el contexto de la celebración religiosa más significativa para los creyentes católicos-cristianos. Y mucho más si nos referimos a la situación que la gente del Cauca está viviendo. Esta frase encierra una realidad humana compleja que trasciende el ámbito de la religión y se conecta con la experiencia cotidiana del ser humano.

La metáfora de la procesión, entendida como un desfile religioso que representa la fe y la creencia de una comunidad, nos lleva a reflexionar sobre la relación entre lo público y lo privado en la experiencia humana. Cuando alguien utiliza esta expresión, está haciendo referencia a la capacidad de las personas para ocultar sus emociones, dolores o dificultades internas, mostrando una apariencia de normalidad y fortaleza exterior. Es como si, al igual que en una procesión religiosa donde se exhiben símbolos externos de devoción y fe, cada individuo lleva consigo una procesión interna de pensamientos, sentimientos y experiencias que no siempre son visibles para los demás.

En el contexto de la Semana Santa, esta frase cobra aún más significado, ya que durante esta celebración religiosa se conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo, eventos que invitan a la reflexión y la introspección sobre el sufrimiento humano y la redención espiritual. Así, “la procesión va por dentro” nos recuerda que detrás de las manifestaciones externas de fe y devoción, cada persona puede estar enfrentando sus propias batallas internas y viviendo su propia experiencia espiritual de manera íntima y personal.

Este fenómeno se manifiesta tanto en momentos de adversidad personal como en situaciones laborales precarias, donde a pesar de las dificultades, se mantiene una actitud positiva y aparentemente imperturbable.

Las procesiones, como práctica cultural y religiosa, tienen una historia que se remonta a la antigüedad, con raíces en diferentes tradiciones y culturas. En el contexto del cristianismo, las procesiones adquirieron importancia como una expresión de devoción y evangelización, especialmente durante la Edad Media. Sin embargo, más allá de su función religiosa, las procesiones también han sido utilizadas como expresión de identidad cultural y resistencia en diversos contextos históricos y culturales.

Es decir que, “la procesión va por dentro” es una expresión que nos invita a reconocer la complejidad de la experiencia humana y la importancia de la empatía y la comprensión hacia los demás. Nos recuerda que, detrás de las apariencias externas, cada individuo lleva consigo un mundo interno de emociones, pensamientos y vivencias que merecen ser respetadas y comprendidas.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan