domingo, julio 14, 2024
No menu items!
spot_img
InicioMI CIUDADLas críticas de una voz autorizada.

Las críticas de una voz autorizada.

Por: C. Eduardo Nates López, El Nuevo Liberal.

Una voz absolutamente autorizada de la izquierda, como el exsenador Jorge Enrique Robledo, en un reportaje para la revista Semana, en estos días, dijo que esa convocatoria de una Asamblea Constituyente para 2026, era “una ridiculez” … “una burla” … Desde hace 4 meses y los próximos 2 años se la va a pasar haciendo campaña (ya no para reelegirse, porque ya supo que no se pudo) sino para poner a caminar la campaña electoral de 2026, alrededor del Pacto Histórico y para seguir “engañando calentanos …”

Llaman la atención una serie de calificaciones sensatas para ese propósito, como el absurdo de ofrecer una constituyente para un nuevo gobierno, que se elegirá en 2026. Se necesita ser muy iluso (o muy tozudo) para creer que sus ¡alianzas alrededor del Pacto Histórico van a perdurar y lograr una supremacía electoral en 2026! ¿Será con lo bien que les ha ido a las reformas? ¿Será con el éxito de las condiciones económicas y sociales que actualmente reinan en Colombia? Petro puso a su nuevo ministro a sostener “el cañazo” de que “él no está interesado en la reelección” pero quiere cambiar las condiciones constitucionales para el nuevo presidente que se elegirá en 2026…

Nos recordó Robledo que para que operen unos cambios incluidos en una nueva constitución se requieren muchas otras situaciones concurrentes. La Constitución de 1991 contempló una serie de postulados que permitirían postulados como: La paz, estimular el empleo y erradicar la corrupción… Y, a decir verdad, nunca ha existido más violencia, más desempleo y más corrupción que en estos 33 años de vida de la Constitución de 1991. Esa era una Constitución “soñada” … Y lanzó reflexiones sobre los grupos armados subversivos en el sentido de que “nunca estos actores se fueron al monte a combatir el hambre y salieron del monte cuando ya el hambre no existía” … “La violencia siempre ha sido por razones políticas y económicas y se metieron pensando involucrarse en el narcotráfico que es un negocio que mueve 18.000 millones de dólares a año…”

El trámite de una Constituyente involucra no solo la voluntad de tramitarla que debe tener la clase política porque pasa por el Congreso y existe la posibilidad de que el Congreso tenga que cerrarse… (así fue en 1991). Entonces, ¿este Congreso va a “autocerrarse”? Concluyó diciendo que esa es una nueva “charlatanería de Petro” para darle elementos de discusión y motivación a la campaña de 2026.

Fue también muy expresivo el exsenador en sostener que en vez de estar pensando en la tal Asamblea Constituyente, Petro debería ponerse a pensar en cómo solucionar los problemas tangibles del país, que fue lo que ofreció con vehemencia en la campaña y para lo cual resulto elegido, asunto que compromete claramente la voluntad y el tiempo de un presidente y no seguir lanzando elementos distractores de un electorado que sin duda ya siente que no cumplió y está de regreso de la ilusión que despertaron sus planteamientos.

Son interesantes reflexiones de un curtido político de la izquierda, que sabe desenmascarar lo que encierran las expresiones de sus colegas, que, hoy hechos al poder, pretenden perpetuarse en él, no solo a través de su líder Gustavo Petro, con todas las equivocaciones al frente de su gobierno, sino que están buscando y maquinando coaliciones que se los permitan. Se olvidan de que los acosa una sombra de corrupción cuyo hecho más actualizado es el protagonizado por Olmedo López, exdirector de la UNGRD, quien aseguró que se destinaron $380.000 millones de pesos para beneficiar a varios congresistas y de paso garantizar el trámite de las reformas de Petro en el Congreso. De ellos, $3.000 millones de pesos, al parecer, terminaron en manos del presidente del Senado, Iván Name, y otros $1.000 en el presidente de la Cámara, Andrés Calle, con una mención bastante comprometedora para el hoy exministro del Interior Luis Fernando Velasco, cuyo reemplazo en el gobierno actual recayó en el reconocido santista Juan Fernando Cristo, lo que de hecho vincula a Juan Manuel Santos con Gustavo Petro, llave oculta y misteriosa de la política colombiana, con una sensible amistad y preferencia por los grupos subversivos que tanto daño han infringido a Colombia.

Tomado de https://sac.org.co/jorge-enrique-robledo-coalicion-de-la-esperanza/

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan