jueves, julio 18, 2024
No menu items!
spot_img
InicioCOLUMNISTASSigifredo Turga ÁvilaMirando el agua desde el cooperativismo

Mirando el agua desde el cooperativismo

Por Sigifredo Turga Ávila

Oyendo y viendo noticias de estos últimos días, los colombianos como que vamos cayendo en cuenta, para luego volverlo a olvidar, que es evidente que, por ausencia de agua falla nuestra supervivencia. Ya andamos asustados porque las fuentes naturales del líquido que nos garantiza vida escasean.

Son muchos los eventos y acciones que día a día propiciamos y ejecutamos equivocadamente los ciudadanos para que el agua desaparezca o por lo menos no esté a nuestra disposición.

Es el colmo que siempre nos asentamos cerca de los ríos o fuentes de agua dulce para facilitar la vida, pero una vez estamos ahí, le damos la espalda a quien nos la garantiza, deforestamos, socavamos, envenenamos, taponamos, destruimos sus flujos o sus depósitos naturales.

Lamentablemente olvidamos que son dos nuestros principales bienes naturales que lo garantizan, el oxígeno (aire) y el agua. Ojalá comenzáramos a organizar nuestro vivir participando mancomunadamente todos, privilegiando la protección del agua, básica para nuestra supervivencia.

Presentada la escases nos quedan varias opciones, rezar para que llueva, acaparar “porsiacas” si se nos da la oportunidad e inclusive inculpar y protestar ante el gobernante.

A todos nos cabe compromiso y responsabilidad de lo que sucede y del futuro que nos espera con las aguas. Por supuesto que la propia naturaleza tiene sus propios comportamientos incluyendo cuentas de cobro por nuestros errores.

Son múltiples las formas que tenemos para contribuir en el cuidado del agua necesaria, nadie queda exonerado para esta contribución.

La disponibilidad local del agua en cualquier parte del mundo, ya sea en verano o en invierno, tiene una importante fuente en los acuíferos que en términos del investigador Castañeda Torres es “Una estructura rocosa, de gran extensión y profundidad, constituída por materiales rocosos porosos o por fragmentos de roca, con la capacidad de absorber, almacenar y suministrar agua dulce o corriente en forma de manantiales o pozos. Hay varias clases de acuíferos. Los hay confinados, cuyo aprovechamiento solamente puede hacerse a través de perforaciones de pozo, los hay semiconfinados, los cuales tienen un área por donde se recargan y descargan (estas zonas de descarga son popularmente conocidas como “nacimientos”), y los no confinados, los cuales se encuentran sobre la superficie en forma de pantanos naturales, humedales, páramos, capas de cenizas volcánicas y vegas de inundación de los grandes ríos que drenan al territorio colombiano”.

Y qué lío, nuestras frecuentes actividades en minería y deforestación destruyen los acuíferos, además de que estos ya no contienen aguas limpias debido a las diferentes formas de contaminación al suelo y subsuelo con la aplicación de químicos en abonos que lo destruyen.

En nuestro caso sabemos que, en el Cauca es viable y muy práctico formular planes de desarrollo local priorizándolos alrededor de las cuencas y lechos de los ríos, de tal manera que quienes estén allí asentados, integren su plan de vida alrededor del plan para cuidado del agua y su mejor aprovechamiento.

Bajo esta visión es necesario en la cuenca del rio identificar todos los procesos y hechos antrópicos de daño ambiental afectantes del agua, para luego trazar planes, proyectos y actividades útiles que contribuyan en la recuperación del ecosistema hidrográfico y de los suelos de dicha cuenca.

Necesariamente aparecen innovaciones educativas escolarizadas y desescolarizadas para los habitantes de las diversas edades de la cuenca y surge la necesidad de incluir el conocimiento sobre tecnologías, la mayoría relacionadas con la biología del suelo y el subsuelo existente.

El sector cooperativo vinculado a la Universidad del Cauca, en cabeza de la Cooperativa Para el Manejo y Operación de los Servicios Públicos de Popayán. COMOSERPOPAYÁN, propone que tal plan educativo tenga en cuenta que debe incluirse aplicaciones biotecnológicas bajo procesos de biorremediación microbiana, aprovechando insumos locales, en los que se incluye los residuos (basura) sólidos orgánicos, convirtiéndolos en abonos para mejorar con ello la producción agrícola respetando el ecosistema y cuidando acuíferos.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan