viernes, julio 19, 2024
No menu items!
spot_img

La Semana Santa: un éxito

Por JESÚS ASTAÍZA MOSQUERA.

Al analizar en frio, -y harto que hizo-, las programaciones de Semana Santa y los eventos paralelos a ella, es importante reconocer que fueron un éxito rotundo, desde donde se le mire. La asistencia a los ceremoniales religiosos fue total. No hubo capilla o templo donde no estuviera reflejada la piedad de un pueblo, incluso los mismos turistas de concepciones religiosas diferentes, no ahorraron alabanzas por los eventos programados sino que sintieron el calor humano, la devoción y el respeto que se hizo ostensible durante todos los días.

Las procesiones estuvieron impecables, pues el tiempo no fue óbice para que las personas acudieran y ocuparan las aceras a su máxima capacidad y hubo momentos de silencio tan ostensibles en su contemplación que comprobaron el impacto positivo generado ante tanta concurrencia, la belleza artística de las imágenes, los delicados arreglos de cada paso, el orden propiciado por los regidores y todos aquellos que de una u otra conformaron el grupo de trabajo, en especial la Fundación Junta Permanente Pro Semana, en cabeza del doctor Felipe Melo Velasco y su equipo, quienes dieron la mejor muestra de pujanza y proyección no solo religioso sino empresarial, con el cual se ha manejado esta ceremonia desde su iniciación en 1556.

Es la mejor demostración de sostenibilidad a nivel nacional de una fundación manejada con tanto pundonor, brillo, honradez y prestigio, que es digna de mencionar por su larga permanencia en el tiempo, pues nosotros, pródigos en críticas, no hemos ponderado en toda su integridad tangible o intangible de ellas a sabiendas de su mantenimiento cada vez con mayor fuerza como el ejemplo a seguir a nivel nacional de una verdadera organización y de quienes la dirigen.

Cómo no mencionar el apoyo de la Arquidiócesis, en cabeza de su arzobispo Omar Alberto Sánchez Cubillos: del señor Gobernador, Jorge Octavio Guzmán, del señor Alcalde, Juan Carlos Muñoz; la doctora María Fernanda Muñoz, directora de la Cámara de Comercio; el rector de la Universidad del Cauca, Deibar René Hurtado Herrera; el comandante del Batallón José Hilario López, Mayor General Hernán Alonso Mendoza y del Comandante de la Policía coronel Miguel Andrés Camelo Sánchez y barrenderos, monaguillos, cargueros, alumbrantes y espectadores, quienes de la mejor manera dignifican y engrandecen esta magna celebración, que constituye el alma de un pueblo desde el punto de vista religioso, económico, cultural, social, de integración e inclusión, tal vez como hace muchos años no habíamos visto.

Haciendo un recorrido por los diferentes lugares sentí una gran felicidad cuando una señora se echaba la bendición ante la primera venta del día. En la tarde mi complacencia fue superior al verla persignarse por las buenas ventas y recoger sus enseres con dos chiquitines que la acompañaban.. Miraba luego a las acuciosas cocineras que desde temprano prendieron sus fogones, rememoraron las recetas heredadas y con la armonía de sus manos laboriosas cocinaron los alimentos que habrían de embriagar a los comensales con la primera cucharada. Los artesanos que acarician sus objetos antes de venderlos y recompensan la venta con una sonrisa nacida desde el alma. Los que abrieron sus pequeñas ventas y regresaban contentos para continuar con los restantes días. Las vendedoras de flores y plantas medicinales, rociadas con su sudor, que aleteaban las manos como mariposas cuando les compraban y alababan el colorido y la variedad, el verdor refrescante de las matas medicinales y la fragancia de otras, que con todas sus esencias perfumaban el patio ensoñador. Las exposiciones de pintura que llenaban de imágenes los ojos y nos transportaban a lugares de amor y fantasía con sus bellas representaciones. Los recitales de algunos poetas, jóvenes y adultos, en el bello recinto de Don Hidalgo, donde mostraron su creación literaria con una sensitiva lectura de poemas de profunda inspiración. Más allá los conciertos musicales cuyas notas de inmortales melodías e imborrables recuerdos convirtieron a Popayán en un verdadero sagrario de belleza y cultura.

Los museos se dieron el lujo de atender innumerables turistas y personas de la ciudad ansiosos de conocer la historia de nuestros grandes hombres, de sus hazañas, ejecutorias y las hermosas casonas que nos llenaron de orgullo por los tiempos vividos de cuantos viajeros que pasaron por Popayán llevándose el recuerdo de la arquitectura, la fineza de sus habitantes y la belleza de sus mujeres.

Los taxistas que no se dieron abasto y es menester resaltar la ausencia de quejas por cobrar más de lo debido o un mal servicio, lo cual nos llena de admiración. Así como la seguridad que se lleva los mejores elogios.

Qué decir de los hoteles, cafeterías, restaurantes, bares, por su excelente presentación, la esmerada atención a la clientela, buen servicio y cuyos precios no fueron incrementados, como lo pudimos comprobar a través de la transmisión radial.

Es imposible no resaltar cómo se han mantenido y superado las Procesiones de Semana Santa en su largo recorrido de cuatrocientos sesenta y ocho años, hasta llegar a lo que son hoy, y posiblemente continuarán perennemente dada la vitalidad, capacidad, voluntad, honradez y vocación de quienes la dirigen para mantenerla como la joya invaluable que servir[a de camino abonado para que la semilla sembrada en el pecho de los niños de las procesiones chiquitas surta maravilloso efecto; lo mismo que los jóvenes que conforman el infatigable grupo, los adultos apoyando orgullosamente erguidos, familias enteras que los acompañan y una sociedad que los respeta en el largo trasegar que no declina porque se lleva en el corazón.

La historia nos señala que de una capilla pajiza con paredes de bahareque y tierra pisada ubicada en la parte sur de la Torre del Reloj, se ha pasado a trece templos históricos: La Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, La Ermita de Jesús Nazareno, La Encarnación, el Santuario de Nuestra Señora de Belén y el Amo Ecce Homo, Nuestra Señora de El Carmen, Santo Domingo, San Francisco, San José , San Agustín, Nuestra Señora de las Mercedes de San Camilo, de Las Mercedes del Al to Cauca, del Amo Jesús de Yanaconas y a su alrededor por lo menos por veintiséis parroquias más.

De cuatro andas con sus respectivas imágenes (1556), se ha llegado a setenta y tres pasos que corresponden a martes, miércoles, jueves, viernes y sábado. Los cargueros suman quinientos ochenta y cuatro. Ahora con la procesión del Lunes Santo, nuestra procesión tiene un mayor realce pues se ha incrementado con quince pasos más y ciento veinte cargueros.

Con ánimo totalmente desprevenido respondí a un amigo su comentario de no salir a ver las procesiones porque eran una “repetidera de la repetidera”, diciéndole que en la vida, todo es así: comer, dormir, levantarse, mirar, respirar, y entre otras cosas estar sentado en la misma banca del parque o en el café que alienta al mesero para traerle lo mismo sin preguntar.

Lo importante es la perspectiva con que se mira la cotidianidad para no convertirla en rutina. El dinamismo del mundo por el cual cada atardecer es diferente y no hay un sueño igual. Que cada comida tiene su sazón y las palabras siendo las mismas, cambian. La voz difiere según las circunstancias, y la mirada, a pesar de las personas. Que los ojos tienen diferentes formas de expresarse: un guiño, la serenidad, la rabia o una simple mirada para callar como cuando nuestros padres con sólo mirarnos nos indicaban salir. Siempre hay algo nuevo por mirar, oler, aprender.

O no, mi querido coterráneo y contemporáneo. Desde hace treinta y siete años. tres meses y veinticinco días, venís diciendo lo mismo, pero ya con un tono de cansancio…que no es lo mismo…tu aburrimiento es tu cantinela, “por eso es que hay muertos que en el mundo viven y hombres que viven en el mundo muertos”, como decía el poeta de nuestra comarca Antonio Muñoz Feijoó.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículo anterior
Artículo siguiente
ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan