viernes, julio 19, 2024
No menu items!
spot_img

Un Reconstituyente …

No creo que sea un recuerdo mío solamente … pero no era raro que, por ejemplo, en la ya lejana infancia, el dictamen médico fuera: “Está un poco flaco… hay que darle un Reconstituyente…” Y así procedía mi mamá, con relativo éxito pues a los setenta y pico de años, continúo alertando a mis amigos lectores… Para la muestra, este botón:

¡Están pasando de castaño a oscuro las repetidas muestras de que Petro quiere, para Colombia lo que hizo Chavez en Venezuela! O, ¿ya nos olvidamos de las escenas en que el comandante Chavez aparecía en los escenarios, bamboleando un librito azul, pequeñito, al que besaba y “acuchaba” en su pecho, que contenía la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, hecha a su medida? O ¿será que mucha gente cree en el “florecimiento económico, social y político” que está ocurriendo hoy, en lo que fuera Venezuela, bajo los “principios chavistas” administrados por Maduro? O ¿será normal que, en un país sólido, acaudalado, con futuro, hace apenas 25 años, con 30 millones de habitantes, (como era Venezuela en el año 2015) hayan decidido salir a buscar asilo en otros países, por lo menos 7 millones de esos habitantes, la mayoría caminando a través de sus vecinos continentales? ¿Así seremos de torpes, que no aprendemos ni con el ejemplo al frente?

Estoy a punto de creer en el “axioma Petro”, con el que, groseramente, atropella a la prensa colombiana, diciendo que: “… las cadenas RCN y Caracol están embruteciendo al pueblo colombiano.” Si eso fuere cierto, la comprobación de ese exabrupto sería, justamente, haberlo elegido a él como presidente.

Da pena reconocer que la soledad del poder y el desespero egolátrico de no poder hacer lo que le da la gana, le están causando mucho daño mental a Petro. Ni siquiera sus correligionarios de izquierda, como Jorge Enrique Robledo o Antonio Navarro lo acompañan en el absurdo de proponer una nueva Asamblea Constituyente… Hasta hace poco, el haber participado como militante del M-19 en la promoción de la Constitución Política de 1991, era uno de sus mayores logros políticos… Hoy, su veleidad y narcisismo lo llevan a pretender cambiarla, para saborear sus deseos destructores…

¡La constitución de un país, es el libro supremo que rige los destinos de toda una nación! ¡Qué lejos está de ser un documento motivado por la voluntad (o el capricho) de un gobernante transitorio, por bueno (o malo) que sea!

En Colombia transcurrieron 105 años (con toda suerte de sucesos políticos favorables y desfavorables, graves y benéficos) para que la Constitución de 1886 fuera reemplazada por la de 1991. Es demasiado prepotente arrogarse el derecho de plantear el cambio de una constitución que no ha cumplido 33 años de devenir histórico. Menos aún, su frágil triunfo electoral (700.000 votos) sobre un competidor mediocre como Rodolfo Hernández le otorga esa prestancia política que se auto adjudica Petro, con la alevosía de creerse el nuevo fundador de Colombia… Sacó 11’281.000 votos en un país de más de 51 millones de ciudadanos (en 2021) y hoy su desaprobación según las encuestas, está alrededor del 70%; la economía en caída libre y buena parte del Congreso en contra… Colombia no es propiedad de Gustavo Petro y no solo existe el petrismo como tendencia política… Muchos analistas ya le han hecho las cuentas y las cifras no dan… Es general en la opinión publica el desconcierto por la calenturienta propuesta, pues, si en larguísimos 16 meses de gobierno solo ha podido aprobar la nefasta reforma tributaria de Ocampo, ¿cómo podrá tramitar la ley para convocar la Constituyente?

No es de extrañar que, ante la cada vez más grave situación jurídica de su hijo, quiera seguir levantando no cortinas sino telones de humo para ocultar su pésimo gobierno. Mejor, ¡póngase a trabajar! presidente, que fue lo que le ordenaron quienes votaron por usted. Para volver al comienzo de esta columna, vale decir: “Tómese un Reconstituyente, presidente ” …

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ARTICULOS RELACIONADOS

NOTAS DE INTERÉS

- Publicidad -spot_img

Comentarios recientes

Carlos Alberto Manrique Barrios en Colombia: Un País Festivo
Francisco samboni en Las formas de la adivinación
Diana Bolena Sánchez hoyos en Adán y la primera vez
César Augusto en Filosofía de los Afectos 7
Alvaro Diaz en Madre, en tu día
Fernando Acosta Riveros en Mujeres en el siglo XXI
El Liberal en Loro Orejiamarillo
ALVARO EFREN DIAZ SEDANO en Loro Orejiamarillo
David Fernando Fernández Montilla en Las araucarias mueren de pie
Carlos Alberto Manrique Barrios en Mesa de dialogo de la Cultura y el Turismo en Popayán
Fany bolaños en Majan